Black Gold Concentrated NS

DESCRIPCIÓN.

Ensayo de laboratorio y experiencias prácticas han demostrado que un aceite para engranajes con aditivos azufre-fósforo, con el agregado de grafito coloidal y agentes EP tipo organometálicos, tiene un muy bajo coeficiente de fricción, mayor resistencia a la carga y al desgaste. Luego de trabajar durante un cierto tiempo, reduce la rugosidad superficial de las superficies de trabajo. Estos ensayos se realizaron buscando lubricantes que mejoraran la eficiencia de transmisión y por ende conseguir ahorro de energía.

Es observable que para engranajes nuevos la eficiencia de la transmisión es alta, pero con el tiempo, el desgaste ocasionado y el pitting sobre el dentado provocan una disminución de esa eficiencia, aumentando el ruido y las vibraciones.

Los estudios sobre la influencia de la rugosidad superficial del dentado de engranajes sobre el coeficiente de fricción, demuestran que este se reduce con la disminución de la rugosidad. Es sabido además, que la resistencia al pitting aumenta a medida que mejora (disminuye) la rugosidad superficial.

Ensayos con ferrografías sobre el aceite de un reductor de un tren laminador demuestran que, a pesar de utilizarse aceite para engranajes con aditivos extrema presión del tipo azufre-fósforo, se producen, por efecto de la presión, cortes de la película lubricante y micro-soldaduras que al romperse generan partículas de desgaste. Es por esta causa que se orientó el desarrollo en la búsqueda de un concentrado que permitiera la eliminación del contacto metálico entre las superficies dentadas.

Como conclusión un aceite que intente mejorar o mantener la eficiencia de la transmisión, debe apuntar a conseguir:

- Disminuir la rugosidad superficial del dentado.
- Reducir el coeficiente de fricción.
- Suprimir o tender a eliminar el pitting.
- Disminuir la velocidad de desgaste del dentado.

Una cualidad del lubricante que permite alcanzar estos objetivos es la capacidad de carga. Aceites para engranajes con alta capacidad contra ralladuras pueden evitar el contacto metal-metal y también disminuir el coeficiente de rozamiento.

Los elementos que aportan esta resistencia a ralladuras son los aditivos modificadores de fricción. Estos pueden ser agentes oleosos, agentes EP y/o sólidos lubricantes.

Los lubricantes sólidos son los que mejores propiedades brindan como factores modificadores de fricción, ya que logran:

- Reducir el contacto metal-metal.
- Reducir el pitting.
- Facilitar la operación.

Es muy difícil obtener todos estos efectos juntos con otros tipos de agentes modificadores de fricción.

error al acceder a la imagen